Toxina butolínica

Rejuvenecimiento facial

¿En qué consiste?

La toxina botulínica es un medicamento que disminuye la movilidad muscular. Al aplicarlo en ciertos puntos del rostro disminuye la gesticulación exagerada y por lo tanto preserva la piel, disminuye las arrugas y desacelera el proceso natural de envejecimiento.

Nuevas aplicaciones de la toxina botulínica se están utilizando en el perfilamiento facial y manejo de pacientes con trismus y dolores de cabeza nocturnos. Al ser aplicada en puntos estratégicos a nivel de los músculos de la región de la mandíbula, éstos se relajaran y darán como resultado un perfil más angulado como de V. A la vez esta relajación mejora la molestosa contracción de los molares en los pacientes que sufren de trismus y el consiguiente dolor de cabeza.

La duración aproximada del producto es de unos 4 a 6 meses.

¡Vive la experiencia única de lucir como quieres!